sábado, 29 de mayo de 2010

Nos andamos por las ramas


La casa por el tejado o el árbol por las hojas

Comenzamos a pintar nuestra escultura por las hojas del árbol y continuamos hacia abajo. No es algo extraño. En pintura es común pintar primero la parte superior y luego seguir con la inferior.
En nuestro caso hemos actuado así porque disponíamos de las sillas y no necesitábamos esperar nada para comenzar a pintarlas. No ocurría eso mismo con las ramas. Hemos debido aguardar un tiempo para que nos las ensamblaran.
Las fotos de esta entrada muestran a algunos alumnos de cuarto de primaria dedicados a la tarea de pintar de vivos colores las ramas de nuestro árbol-escultura. Como siempre, se les ve sonrientes y con aspecto de hacer algo que les gusta. Que sigan así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada